jueves, 8 de enero de 2015

YO CONFIESO




Tantas excusas tendría para tratar de justificar mi ausencia y mi falta de lealtad hacia sus textos, mi desaparición de los blogs, mi silencio, mi aporte a la Nada Misma..., que tal alud de explicaciones, en lugar de aclarar, oscurecerían. 

Tal vez, como dice Pedro, ya no hay forma de pedir perdón...











Confieso que he pecado, que he mentido, 
que a veces he jugado a lo prohibido...
___________________________________________














Confieso que he pecado, que he mentido, 
que más de alguna vez tomé el atajo,
que he dado y recibido golpes bajos, 
que a veces he jugado a lo prohibido.




Que soy de carne y hueso; lo imperfecto
me corre por la sangre con su brío, 
y va debilitando el cuerpo mío
con un disparo sórdido y directo 




al alma – que en la espalda- me ha impactado.
Ha sido mi palabra débil, vana; 
los pasos fueron falsos, y en la humana
miseria de mis yerros me he asfixiado.




Que amé sin condición, que fue muy tarde,
que no me equivoqué, o al menos creo
no hablar bajo la ergástula del reo
que ampara con discursos ser cobarde.






Perdón pido a mis hijos, y a otros hijos; 
y a aquellos que yo herí sin alertarme
de cuánta desazón iba a costarme
el día que la Sombra me maldijo. 





En medio del castigo y del letargo, 
quizás, cuando las horas se diluyan
y ahí, donde mi Tiempo se destruya, 
me dejen declarar que (en mi descargo) : 





mi corazón fue grande como un río; 
y un plus, que transformó tu nombre en oro, 
y he sido portadora de un tesoro
de apego inmensurable por los míos. 













Tal vez… – por tanto amor y tanta pena – 
el Cielo me reduzca la condena. 























Tal vez...      













OOOOOOOOTRO BLOG... (CLICK :)

OOOOOOOOTRO  BLOG... (CLICK :)
¨ En nuestro amor hay una pena que se parece al alma.¨ (J.L.B.)