UN CONSEJITO












Debieras renunciar a esas espinas
( por si yo transitara alguna tarde
- aplastando las dudas del cobarde - 
y nada casualmente ) por tu esquina.

Y aunque sigo generosa como antes, 
no conservo ya los jóvenes tesones
de manotear entre los aguijones. 
(Y nunca me gustó cazar con guantes).

En fin, que poco y nada costaría 
declinar un atisbo tu acritud, 
¡ y ponerle un poquito de actitud ! 
a esta historia tan hambrienta de poesía.




Sin dobles intenciones... te sugiero: 
no andar desperdiciando mis tequieros.











¨ En nuestro amor hay una pena que se parece al alma.¨ (J.L.B.)

¨  En nuestro amor hay una pena que se parece al alma.¨   (J.L.B.)
Silvina Grimaldi Bonin (ARG)

Son lectores de esta página: