UNA CARTA








Se me están negando un poco las palabras
¿estarán cansadas de tanta poesía?

Casi lesionadas, me piden el cambio.




Se me están muriendo de melancolía.













Y hoy las yemas hablan. Trova insuficiente
para validar el resto de los días 

en que no parí la luz de un solo verso
por quién sabe qué anatema o brujería.









Y aún así, con unos conejitos viejos
que encontré en la oscura galera vacía,

 redacté esta especie de carta en estrofas
(por simple capricho de costumbre mía…)







Como si unas pocas palabras bastaran
para apaciguar las olas de atonía,  

como si las pobres teclas alcanzaran
para dar sentido al paso de los días.





Como si pudiera decirte en dos líneas
que te sueño alguna noche todavía
  
 y que no he logrado pasarte a retiro,
condenarte a archivos (que ya debería…)









Y que cada vez que escribo muero un poco
para respirar con cierta autonomía



y resucitar por un minuto breve
en estas arenas falaces e impías,



porque tengo miedo de esa soledad
que cerrar las puertas de este lar traería.




Porque me ofrecieron (hace algunas noches)
habitar la Calle de la Cobardía, 



 en un sueño gris,  los ángeles sin alas
que pueblan un Cielo al que yo no me iría



y que no acepté la divina propuesta
sin saber muy bien la causa,  todavía... 









¡ Ah… !

y que yo te adoro - sin prisas ni pausas - 
(dato, que obviamente… vos ya conocías).






































Se me están negando un poco las palabras

¿estarán cansadas de tanta poesía?





casi lesionadas, 
me piden el cambio


















se me están muriendo de melancolía














16 comentarios:

Sneyder C. dijo...

A pesar de morir de melancolía tus palabras....nunca las sentí más vivas....

Me han encantado.

Un cálido abrazo.

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

Tal vez me pase algo parecido con la prosa, las ideas se me están negando, están rebeldes. Y la próxima semana las necesitaré..
Noto que las palabras te sirvieron para expresar que se rebelan. Te concedieron una tregua o lograste domarlas.
Los comentarista siguen existiendo.

Marinel dijo...

No dejes que se te nieguen,son tus vástagos, nacen de ti y cómo no...de ese amor que no se enfría.
Y Sil, la soledad sólo vendrá, si le abres la puerta para enclaustrarte en ella.
El mundo tiene cosas maravillosas y seres magníficos esperándote reavivar de esa melancolía, así que ya estás saliendo por otra puerta a la vida!!!
Pero ya,¿eh?
:)
Besos miles.

TORO SALVAJE dijo...

Yo le tengo pánico a esa soledad.
Por eso sigo escribiendo.
Aunque me autoengañe.

Besos.

maria dolores dijo...

Yo a veces las llamo a gritos...y ellas no se enfadan, me enfado yo...pero aquí sigo

Un beso de mañana soleada.

Juncal dijo...


Y que yo te amo

That is the question
&
This is the conclusion.

Desengañémonos querida SIL ; por vana que sea la carrera ... el color del cielo lo gestiona el corazón.

Mil besos

Mª Jesús Muñoz dijo...

Sil...en ese grito ahogado que lanza tu poema,está la lucha interna, que todos libramos entre vida y muerte...Cada día al ponerse el sol, morimos un poco, pero la luz de nuevo nos abre las puertas de la vida...Tus letras son esa luz, que te alumbra y te anima, porque es el talento, que recibiste del cielo...y debes seguir entregándolo...Y no te olvides que..."Todo lo que damos vuelve"
Mi felicitación y mi abrazo inmenso por tu buen hacer y tu cercanía.
Feliz domingo,amiga poeta.
M.Jesús

María Socorro Luis dijo...

Ay, Sil... Como si no supieras que la belleza de unas pocas palabras, puede valer infinitamente más, que un aluvión de otras... Que lo sublime no se mide en números...

Tú eres única, en miles o en decenas.
Y lo sabemos. Y lo sabes.

Besos,unospocos...

impersonem dijo...

Tu eres un manantial de palabras y de poesía...

Juan de la Cruz Olariaga dijo...

Siempre mágica, aún agonizando en melancolía. Difícil que las palabras surjan en ese estado, estado que satura, y siempre termina agobiando a la tristeza, es inevitable, como el transitar por un dolor, que nos termina llevando hasta el último aliento, logrando sacarnos el gusto por las palabras y la escritura.

Pero sabés ... contra algo no puede la melancolía, y es contra el tiempo, y estoy seguro que un amanecer despertarás y el sol brillará más intensamente y los verdes serán más aún, y en ese negro dueño de las sombras verás el azul que siempre compone a un color negro.

De todos modos (y me excedí)sos fuerte con tu pluma, y sensible con tu corazón, y quién posee esas dos virtudes, siempre es amigo del olvido y la esperanza.

Un beso grande SIL

Juan

Narci M. Ventanas dijo...

Bendita melancolía que te hace escribir bellezas como ésta aun cuando se te niegan las palabras.

Besos

SIL dijo...

Casi lesionadas, me piden el cambio, che...



Besos muchos / ísimos a todos Uds.



(de corazón) =)

Norma Ruiz dijo...

Sil:
A veces siento el mismo sentimiento, se me estàn negando un poco las palabras Y me pregunto:¿ESTARÀN CANSADAS DE TANTA POESÌA? casi lesionadas, me piden el cambio.
Cuando pienso que ya no puedo seguir escribiendo me invade un vacìo, no puedo pensarme de otra manera que no sea, abrir mi corazòn y dar rienda suelta a todo lo que se me atraganta.
Besos Damita

SIL dijo...

<3


La campana está llena de viento,
aunque no suene.


El pájaro está lleno de vuelo,
aunque está quieto.


El cielo está lleno de nubes,
aunque está solo.


La palabra está llena de voz
aunque nadie la diga.


Toda cosa está llena de fugas
aunque no haya caminos.


Todas las cosas huyen
hacia su presencia.







Roberto Juarroz




Besos...

el oso dijo...

Una carta, como un libro.
;)
Besos

SIL dijo...


¨ Una carta, una señal, un manifiesto
de lo que no pudo ser o de lo que ha sido.
Una carta, dijo Dupin, y se quedó pensando
que siempre hay más de lo que se dice,
que siempre hay más de lo que se escribe

en una carta. ¨ (N.D.M.)


Divino poema.

¨ En nuestro amor hay una pena que se parece al alma.¨ (J.L.B.)

¨  En nuestro amor hay una pena que se parece al alma.¨   (J.L.B.)
Silvina Grimaldi Bonin (ARG)

Son lectores de esta página: