COYUNTURA








Hasta aquí, los pasos del cobarde
con la huella pálida y borrosa; 
hasta aquí, lo frágil de la rosa 
inclinando el porte ante la tarde.




Hasta aquí el escrúpulo del ciego
recelando el ancho del camino; 
hasta hoy, lo vacuo y anodino 
de pedir disculpas sin sosiego.




Hasta esta hora de quebranto
la feroz instancia dilemática; 
hasta hoy, la báscula traumática
de medir el tiempo por espantos. 



Hasta aquí el espíritu del leso; 
hasta aquí, la anemia del que teme
y no quiere abrir aunque se queme
el torreón que lo ha tenido preso. 




Hasta este instante, la fatiga
de arrastrar la piedra hasta la cumbre; 
hasta este punto la quejumbre
de la voz del juez de la conciencia. 








Hasta hoy – no más – con la testuz 
hacia el suelo, para no ver la luz. 



















No más.

















7 comentarios:

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

No soy un robot. Y si lo fuera, sería uno con emociones.

Tus versos suenan a que comienza una nueva etapa.

Un placer leerte.
Besos, mi estimada y apreciada SIL.

TORO SALVAJE dijo...

Será que de Musa pasas a Diosa?

Te adoro en tus dos formatos.

Besos.

Juncal dijo...


No es mala imagen para tus letras, no, no lo es ...
Ver es más que imaginar porque te está enfrentando la mismísima motivación y esa garra es enorme, SIL. En la selva de las emociones hace presa y agarra con fuerza ¿ verdad ?

Un beso

Andres Lopez dijo...

De tanta mirar al suelo hacía tiempo que no veía una estrella .
Hoy la encontré aquí
Besos
André

Mª Jesús Muñoz dijo...

Todo comienza cada día, Sil...Ojalá tus palabras sean la llama que enciende un nuevo comienzo, amiga...
Mi felicitación y mi abrazo de luz por tu rotunda claridad y amor a las letras.
M.Jesús

Mugget dijo...

Que vil es la humanidad..

Saludos !

María Socorro Luis dijo...


Firmes y decididos tus propósitos.

El verso decasílabo -tan poco usado- hace el poema mas dinámico y rotundo. Siempre bello.

Con muchos besos.

¨ En nuestro amor hay una pena que se parece al alma.¨ (J.L.B.)

¨  En nuestro amor hay una pena que se parece al alma.¨   (J.L.B.)
Silvina Grimaldi Bonin (ARG)

Son lectores de esta página: