UNA PARADOJA






Yo que nunca denuncio
Yo que no rezo
Que no pongo las manos
en ningún fuego





Yo que nunca milito
Yo que no apuesto
ni vida ni tesoros
a ningún credo







Yo que marcho en contrario
al quid del cielo
Yo que hago apología
del desacierto







Que en la lid de los héroes
no aspiro a un puesto
Que si veo Molinos
no los enfrento







Que en las tierras del justo
no hago cimientos
Y que en libros sagrados
no gasto créditos



Yo que nunca cultivo
remordimientos
Y duplico el embozo
y no corro  ¡vuelo!







Que abandono en mitad
de la guerra a mi ejército
Y que niego tres veces
como Pedro







Y contrato seguros
a cualquier precio
Y jamás me pronuncio
y no asumo riesgos







Pongo el dedo en los clavos
y no creo

¿ Y si juro que sumo ?
¡ Resto !

¿ Y si digo que voy ?
¡ Vengo !














Yo
vacía de gracia
Yo que no quiero
modificar el mundo
ni protegerlo

















Hubiera dado todo
(lo que no tengo)
por un instante más:

divino y nuestro.
















12 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

Tu generosidad es abrumadora.

Y su desaparición... ciertamente sospechosa.

Quizás tu muso ahora escribiría.

Hubiera dado todo
(lo que no tengo)
por haberme ido antes
con viento fresco.


Besos rabiosos.

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

Cumplidas las instrucciones, paso a comentar que sos alguien muy especial, muy generosa con tus emociones.

Besos.

Juncal dijo...


Tú, que si ves molinos no quééé ???


... ¡ No creo, SIL !

:-) Besos

PARTIDO UNIDO DE LA DIESTRA Y LA SINIESTRA dijo...

Por gente como vos así está el mundo.

Que Dios y la Nación te lo demanden.



Feliz Navidad SIL.


PEDRO dijo...

Yo al menos me arrepentí cuando cantó el gallo.
Deberías hacer lo mismo, Sil.


Nunca es tarde cuando la dicha es buena.



PAULO COELHO dijo...

Nunca desistas de un sueño. Sólo trata de ver las señales que te lleven a él; y no olvides que si mezclas el café con la leche el resultado será café con leche.


ALONSO QUIJANO dijo...

El amor junta los cetros con los cayados;
la grandeza con la bajeza;
hace posible lo imposible;
iguala diferentes estados
y viene a ser poderoso como la muerte.

EL MOLINO DE VIENTO dijo...

Tiene razón la comentarista Juncal: A mí me has encarado (y más de una vez).

el oso dijo...

No soy un robot...

María Socorro Luis dijo...



que siempre me dejas
con la boca abierta...

Eres genial.

Te lo digo otra vez
para que no lo olvides.

Con besosdefindeaño.

Marinel dijo...

Así es el amor de desenfrenado y loco...lo da todo por poco o nada...
Besos miles.

Alfred Comerma Prat dijo...

Buena declaración de principios. :D
Saludos.

¨ En nuestro amor hay una pena que se parece al alma.¨ (J.L.B.)

¨  En nuestro amor hay una pena que se parece al alma.¨   (J.L.B.)
Silvina Grimaldi Bonin (ARG)

Son lectores de esta página: